breve psicología del salón de primaria

el tiempo en la escuela primaria transcurre de forma bastante más particular que en el resto de la existencia1. cuando uno tiene esa edad, pocos padres intuyen y mucho menos saben cabalmente que en sus hijos anidan o pueden anidar varias de las formas menos agradables de neurosis; el tema es simplemente omitido porque no se le da posibilidad de existir. imaginen una multitud de más de treinta niños nerviosos –los que vienen de escuelas montessori o activas no entenderán esto del todo–, apretujados en mesabancos o, peor aún, inequitativamente distribuidos en seis o siete mesas, cada uno con un pequeño universo de pulsiones desconocidas; cada uno con la posibilidad de enamorarse irremediablemente de alguno de sus compañeros. en esa multitud el tiempo, como es natural, transcurrirá para cada uno de ellos de forma radicalmente distinta; los niños pacientes, que son los menos, no tienen gran problema y, haciendo gala de una elegancia inusual en la niñez, esperan con las manos en la banca y la mirada en cualquier otro lado; los nerviosos, que suelen ser los más, sienten que las horas se deslizan con la lentitud del goteo de agua en una llave mal cerrada. dante no lo escribió, pero seguramente la escuela primaria es una sucursal de esa franquicia llamada infierno. ~

——————————————————————————————————————————————————

1 tengo la teoría, poco probable por otro lado, de que esto era a lo que se refería einstein cuando hablaba de la relatividad del tiempo. en realidad, el físico alemán no quería explicar el tiempo que tarda en llegar un rayo de luz a la tierra o cómo un hombre que viajara a la velocidad de la luz no envejecería. al contrario, lo que le interesaba a einstein no eran tanto los viajes en el tiempo o las inconmensurables distancias interplanetarias, sino la vivencia del hombre común: la forma relativa en que transcurre el tiempo cuando se espera un trámite frente a una secretaria malencarada, la largura o brevedad de los minutos según el lado de la puerta del baño en el que uno se encuentre o la manera en que el tiempo se distiende o evapora cuando se contempla una sonrisa a media mañana de un día cualquiera de finales de septiembre.

[imagen vía]

Anuncios

Un comentario en “breve psicología del salón de primaria

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s